Sardinas a la plancha.

Tapa mas que excelente: Brillante. El camarero vuelca toda su ciencia y conocimientos culinarios para que con la sal justa salgan unas sardinas de chuparse los dedos ( si no lo haces está mal visto ). Ésta tapa se degusta rápidamente antes de que la sardina se enfríe. Se coge la sardina por la cabeza y cola y de una pasada por boca desaparece un lado, acto seguido se hace lo mismo con el lado contrario. El inconveniente de ésta tapa es que hay que estar muy bien informado ( para eso está el Cicerone ) para saber que día toca y a que hora